¿PORQUE ERES ASI?… ¿DONDE ESTARÁ EL PEPE GRILLO DE TU CONCIENCIA?

La familia reunida

Hubiese sido muy interesante y, quien sabe muy ilustrativo, la existencia de una “Historia de la Conciencia”, ¿saben de lo que estoy hablando? Esa conciencia a la que nuestras abuelitas se referían cuando nos decían que nos iba remorder. Vaya, vaya, esa es una temática que consideré demasiado extensa para el formato del Blog, pero vamos intentarlo y si hace falta, lo continuaré en los siguientes artículos.

De la misma manera que se ha realizado la historia de la raza humana, la historia del arte, o la historia de la ropa íntima, se podría contar con una “Historia de la Conciencia” … Casi puedo saborear las amenas tardes de domingo con la familia reunida en nuestro acogedor hogar, discutiendo los diferentes aspectos históricos de la conciencia, eso sería más sano que vérselas a palitos con esos conflictos existenciales que nos asaltan principalmente durante la noche y peor, en soledad.

¿No sería una posibilidad maravillosa? Pues veríamos con objetividad y clareza que, de acuerdo a cada época de la sociedad humana se forjó un tipo diferente de conciencia y que, los pesares están íntimamente relacionados con la moral dominante en cada época de la historia de las sociedades. Nos traería gran alivio saber que la conciencia no es universal o atemporal y que, siendo así, habría que examinar como funciona nuestra actual conciencia y cuáles son sus rasgos característicos en el presente, para ver si ese ejercicio nos ofrece alguna luz.

Yo solo quiero tener un millón de amigos y así más fuerte poder cantar.(BIS)

Estoy partiendo del presupuesto que para todos nosotros es de un profundo anhelo el poder vivir nuestra vidita picarona los más tranquilamente posible. No, que queramos una vida sin problemas, sino, que los problemas simplemente se resuelven y nada más. Pero desde el momento que nos quitan el sueño y los problemas se desdoblan en un acordeón de reclamos por nuestra manera de proceder, o por las absurdas pretensiones y necesidades de nuestra felicidad…allí hay algo más que habría que examinar.

¿Cómo debimos habernos conducido con fulano o con sicrano? ¿Aceptarás o no, la recomendación de encaminar al psicólogo a tu hija adolescente porque anda con el pelo demasiado corto, sin maquillaje y vistiendo camisas manga larga de leñador? Allí está el punto que motiva este artículo, la incertidumbre. Porque ya no sabes que tan grave es una situación y que tanto vale la pena ser feliz si lo que se tiene enfrente es un monolítico “deber ser”.

El Primer barbudo… y volviendo a la historia de la conciencia…

Pero recordemos a Sigmund Freud, un barbudo austríaco fundador del psicoanálisis, nunca le hizo mala cara a la dificultad de estudiar aquello que no se puede ver o tocar, y realizó prácticamente un mapa de la topografía de la conciencia humana describiendo vastas áreas y regiones cuya descripción en detalle se exponen a lo largo de los veinte y tantos volúmenes de la célebre teoría psicoanalítica y que dejan reducido a trizas al Gran Atlas Geográfico que herede de mi abuela que en paz descanse.

Quedaron así conocidas, hasta del más humilde mortal y por supuesto de las revistas Vanidades, todas las regiones psicológicas de la conciencia. Podemos citar como ejemplo al ego, al super ego y hasta ¡que escándalo! el inconsciente y ¡Santo Jesús! las pulsaciones del deseo como motor de nuestras acciones (conciencia).

Por supuesto, que se estremece mi incredulidad cuando personas amantes de la tradición, familia y propiedad, manifiestan la opinión de que todo sería más fácil sí solamente nos ocupáramos de nuestras buenas y las malas acciones que ofenden o alagan a dios, y de las confesiones del día domingo para expiar las torpezas de nuestro atolondrado libre albedrío. Y no, como sucede en la actualidad, que estamos expuestos a las más absurdas liviandades y complacencias psicoanalíticas y psicológicas.

Un segundo barbudo y el jala de aquí, jala de allá, con nuestra desnutrida conciencia

Pero además de Sigmund Freud, otros se dedicaron a estudiar y formular teorías acerca de la fragilidad a que está expuesta nuestra conciencia. Apareció también Karl Marx, un barbudo alemán experto en economía, diciendo que todos estábamos viviendo bajo estado de alienación y que no tenemos la mínima conciencia de donde estamos realmente parados, como en una especie de Matrix.

Pues para Karl Marx, estamos sometidos por el yugo de los intereses económicos de una clase social dominante que se adueña de las riquezas que de hecho pertenecen a todos los seres humanos. De esa manera se inmortalizo el concepto de la toma de conciencia a través de la lucha de clases del proletariado ¡El pueblo … unido … ! ¡Sentarse, no se me alebresten, niño déjeme ese corvo allí!

Total, que, aparte del sentido común reinante y muy bien fundamentado por la doctrina católica que profesa que: 1) Lo que poseemos es una conciencia expuesta permanentemente al pecado y al peligro constante de las tentaciones por obra del Oscuro de lengua viperina. Entonces, como si no bastase, de remate viene Marx a proponer que estamos: 2) Alienados por motivo de la opresión social impuesta por las clases dominantes. Y el otro barbazas de Freud afirma: 3) Que nuestras acciones son resultado de las pulsaciones del deseo definidas desde nuestra más tierna infancia.

¡Santo niño de Atocha! Ahora queda evidente el porqué de nuestra dificultad en enfrentar las demandas de nuestro presente. Simplemente no tenemos ninguna autonomía en nuestra conciencia. Y deve ser por eso que cuesta muchísimo tomar decisiones y tener criterio de valores para las cosas de la vida.

Es probable que por esa razón nos dan tanta fé en el futuro esas publicaciones en los muros virtuales en nuestras redes sociales, cuando en tono de filosofía Budista se exalta el despojamiento y la humildad de toda inquietud de la conciencia. Una sabia y oportuna humildad de quien no tiene mas como hacer frente al mundo y sus exigencias.

¿Dónde quedan nuestras desorientadas conciencias…y peor, donde queda Pepe Grillo en esta historia?

Se habla mucho hoy en día de la crisis de valores de la sociedad, todo va mal y la razón principal es la falta de principios y según otros, es culpa del poco temor a dios. Obviamente todo parecía tremendamente fácil y lógico cuando la conciencia estaba representada por Pepe Grillo de Pinocho. Pinocho hacia lo que le parecía que estaba bien y cuando las cosas comenzaban a ir mal acudía Pepe Grillo para ayudarlo.  Y al final, todo se resumía a ser obediente y no decir mentiras para no ponerse narizón.

Llenos de moralejas estaban también las fábulas de Esopo. De ellas emana la sabiduría de una lógica del «has el bien y no mires a quién» de causar envidia a cualquier tabla de mandamientos tallada en exclusivo mármol italiano.

Todas estas narrativas, rápidamente te convencían que las faltas morales o pecados veniales eran debilidades imperdonables para un alma noble, pues el punto de partida era que todos nacíamos buenos y que el mundo y la acción maliciosa del Impuro con tridente, se encargaba de la tarea de quitarnos el sueño con los remordimientos, las tentaciones y las culpas. Si de día están relativamente inofensivas y bajo llave, de noche, allí los quiero ver a todos bien humildes con la camándula en mano.

¿Porque nos martirizan las dudas cuando queremos saber si algo es bueno o malo, o esto o aquello?

Ejemplo: Si se trata de un cipote que mató a 10 compañeritos de colegio con una ametralladora, puede ser que sufre algún desorden mental; eso, del punto de vista médico-clínico. O entonces se puede dar el caso de ser considerado un asesino ideologizado por alguna causa política desalmada (punto de vista político). Pero si le preguntamos a un abogado lo primero que nos va a preguntar es si fue delito flagrante, porque si no, no te preocupes que ya te saco, adelantáme cincuenta para darle al despachante.

Bien claro se ve, que por muy católico que sea el fulano que lee la noticia, a nadie se le va a ocurrir decir: Es obra del Impío patas de cabra, a este poseído hay que llevarlo a que lo exorcice la sagrada inquisición. La inquisición, daría su dictamen: Tírenlo amarrado al agua, si se ahoga es inocente, si sobrevive es culpado y lo quemamos. La lógica de la época es limpia como cristal, ¡imagínense la conciencia de aquellos días!

Si el planeta tierra tiene 4,540 millones de años de edad, entonces 7 siglos no es nada

Pero mis amigos, hace unos siete o cinco siglos, la inquisición y su cuerpo conceptual y jurídico era tan real y tranquilizador como nuestra seguridad de que en septiembre son las ofertas de donas al dos por uno que ahora se visten de color y sabor. Y creo que me saqué de la manga un buen ejemplo para mostrar la utilidad de entender los beneficios de una posible “Historia de la Conciencia” al  fantasear como sería una conciencia durante las décadas de la Santa inquisición (olvídate de las donas, gordit@)

Espero que este articulo pueda, al menos, mostrar la punta del iceberg en el intento por comprender por qué, en estos tiempos actuales, algunos problemas nos hacen estremecer y nos roban el sueño. Pues ya no sabemos por dónde nos queda el ombligo a la hora de querer dar opinión o juicio sobre algo; o peor, dar juicio sobre si hacemos o no hacemos aquello que en realidad nos dicta nuestra conciencia o nuestras ansias de felicidad.

Aunque eso, dicho sea de paso, pudiera significar:  salir disparando a tus semejantes dentro de la escuela, salir del armario de tu actual estreches sexual, dejar de ofrecer lo que no estas preparado para dar, o dejar de vivir para mientras no te mueres.

EL ROCK, LOS DESIERTOS Y LA MITOLOGÍA

Los hechos

Sucedió con el grupo salvadoreño de música synth-pop, Safari Volvo. Fueron entrevistados por un periódico mejicano, al cual declararon que prácticamente habían surgido musicalmente en medio de la nada. Que El Salvador no tenía historia dentro del rock.

Claro que esa declaración tubo gran relevancia y en su momento se cosechó cierta polémica. Se dijo que nuestros compatriotas de Safari Volvo nos dejaron a todos los salvadoreños bien mal parados.

En la época, un amigo me envió la entrevista original de Safari Volvo, para que una vez que estuviera al tanto de lo sucedido, le pudiera comentar mi punto de vista.

Por supuesto qué después de leerla discurrí sobre el derecho de cada quien construir su pasado de la manera que le convenga. Y apoyé el derecho del grupo musical a declarar El Salvador como zona cultural, y en particular roquera, como una zona desértica. Ya van ustedes a saber por qué.

Un producto bien diseñado

Porque lo que Safari Volvo había hecho, a mi ver, era pintar el paisaje mitológico de su génesis artística, haciendo una verdadera hazaña de su surgimiento y existencia musical y de su propuesta escénica y artística tan progresiva. Algo así, como que los habían moldeado en barro, les dieron el soplo divino, y salieron tocando. ¿Y que?

Así, construyeron un producto cultural completo desde su génesis.  Nada más apropiado para una banda que incursionaba en un género musical bastante nuevo para San Salvador.

Aquí entra, la construcción del Mito

Creo que cada uno de nosotros como persona, cada sociedad o cada nación inventa su pasado. Inventa su propia historia de la manera que le queda bien y que le sirve a sus propósitos. Es un acto deliberado de negociar con la realidad, de manera tal que nuestro pasado se torne una herramienta a más que permita el uso del presente de una manera más amigable, mas acogedora.

Es una empresa en que la conveniencia al manipular o inventar los hechos de una u otra manera, es la protagonista. Siendo así, se escogen muy deliberadamente pasajes imaginarios o detalles “reales” (eso no tiene la menor diferencia) retirados del contexto de nuestra vida y que mejor se encajan en nuestra intención presente, para formar esa linda colcha de retajos que somos todos nosotros.

Advierto desde ya, que la construcción deliberada de una Mitología no solamente es posible, como necesaria. Y además, largamente usada por las sociedades humanas en su empeño por darle forma a su identidad y construir su presente.

También vamos a mencionar que la mentira, desde ese punto de vista, es una actividad altamente productiva, e que como tal, si la mentira se ejerce de forma deliberada o inconscientemente, eso no posee la relevancia necesaria para merecer siquiera la más pequeña e indignada lagrimita.

Pero veamos algunos ejemplos.

Surgimiento del Imperio Romano (versión romana)

Cuando Troya fue destruida por los griegos, cuentan los historiadores romanos que el gran héroe Eneas logró huir de su ciudad natal destruida a raíz de esos eventos . Después de la huida de Eneas, le siguieron otras aventuras, como sus amoríos con una diosa, el nacimiento de Rómulo y Reno, y la loba que les dio de mamar, llegaron al Lacio y fundaron la ciudad de Alba longa (Italia).

Por supuesto que ese fue un resumen extremamente corto e inexacto, pero donde se percibe claramente la intervención de lo divino y de lo fantástico en la manera de contar la historia. Y que ilustra a perfección lo que viene al caso.

La intención por tras del mito

Al contar la historia de Roma de esa manera, surge un producto inédito, digno de la elaboración minuciosa de los historiadores romanos: la conexión entre el pasado de Troya y la Roma imperial. A través de esa mitología, lo que estaba separado por más de mil años de distancia en el tiempo, ahora está conectado por un puente mágico e actual. A saber, la historia el imperio romano como descendiente directo de las glorias militares griegas.

Surgimiento del Imperio Romano (versión arqueológica contemporánea)

Lo más probable, dada la evidencia arqueológica, es que Roma se consolidó en un proceso de siglos juntando aldeas de pescadores y cuidadores de rebaños a lo largo de la península Itálica hasta alcanzar sofisticados mecanismos de organización social a fuerza de defenderse de invasores extranjeros amantes de lo ajeno.

Un pasado, convengamos, nada glorioso para un imperio que venía devorando todo a su paso con sus armaduras, sus cacerolas bien lustradas, y sus aceitadas máquinas de guerra; que posteriormente, les permitieron disfrutar de su pax romana por un buen tiempo.

Nuestra república centroamericana no podría quedarse sin aventar su versión mitología de su surgimiento, aunque los historiadores concuerdan que:

Ante el vacío de poder dejado por España en las periferias más modestas de las colonias de Centroamérica, devido a la perdida de poder de la corona Española empobrecida, se armó el jala de aquí y jala de allá por quién iba a mandar en adelante. De mas esta decir, que del progreso se afanaron en seguir, en seguir todo los testa ferro de la época.

Y se afanaron, en nombre de la independencia, todos los territorios que por su parte España ya había afanado a nuestras civilizaciones ancestrales a través de la conquista.

Nada más conveniente con el tiempo, que inventar un campanario y una docena de próceres, dejar marinar con un himno nacional y una bandera, sal al gusto, para convertir una agrupación de fincas de añil, en una república en vías de  e t e r n o desarrollo, y allí nos tenés, pegándonos unas grandes asoleadas todos los 15 de septiembre en la pLaza Libertad.

Como ven, la historia está llena de buenos ejemplos de la importancia en elaborar cuidadosamente una mitología.

Ciencia y Mito, una amistad muy estrecha

Como un último ejemplo, vale notar la alarmante proximidad e afinidad entre ciencia y mito. Proximidad alarmante, porque el público en general está orientado a invertir su seguridad existencial ya sea con la ciencia o la religión. Se cree, que una excluye la otra, sin posible mediación. La razón versus la creencia (mito vs logos) Sin llegar a entrever que ambas están talladas en la misma madera.

Sin enterarse que tanto para el físico, para el historiador de las ciencias, el teólogo o el psicoanalista; para todos ellos, el mito es la única manera de aproximación posible a una realidad que no posee ningún valor o verdad en sí misma, ni intención, ni dirección.

Pensamientos finales

  • ¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción; y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.

Pedro Calderón de la Barca                                                                                      (1600-1681) Dramaturgo y poeta español.

  • Sería muy simpático que existiera dios, que hubiese creado el mundo y fuese una benevolente providencia; que existieran un orden moral en el universo y una vida futura. Pero es un hecho muy sorprendente el que todo esto sea exactamente lo que nosotros nos sentimos obligados a desear que exista.

Sigmund Freud (1856-1939) Médico y neurólogo                                                 austriaco, fundador del psicoanálisis.

  • El origen de los números se parece al origen del mito (Mito vs la Razón). El hombre primitivo considera las confusas impresiones de la naturaleza como deidades, y las conjura delimitándolas por medio de un nombre. De igual manera los números sirven para circunscribir y, por lo tanto, conjurar las impresiones de la naturaleza. Así, por medio de los nombres y de los números, la inteligencia humana adquiere poder sobre el mundo.

Oswald Spengler: (1880-1936)

Filósofo,                                                                 sociólogo, matemático, historiador                                      y profesor alemán

  • La vida en sí no es la realidad. Somos nosotros quienes ponemos vida en piedras y guijarros

Frederick Sommer (1905-1999) Artista visual

——————————————

DEL CINE, LOS VAMPIROS Y DEL GOZO POR LA BELLEZA

Película: «Solo los amantes sobreviven» (Only Lover Left Alive). Producción germano-inglesa del director de cine norteamericano Jim Jarmush.

La película Only Lover Left Alive, de hecho, es dirigida por uno de esos ya raros directores de cine preocupados en atraer la mirada del espectador hacia algún asunto que él considera de vital importancia para la humanidad; o al menos, pretende dejar una pequeña inquietud en el espectador acerca de la realidad en la que esta tan cómodamente sumergido.

Porque hace cuatro décadas o más, para ciertos aficionados del cine, el simple hecho de ver una película de un director preocupado con nuestra realidad, podría haber sido un tremendo riesgo. En aquel entonces se le nombraba “cine de arte”. Y digo que era un riesgo porque ver una película de esas podría haber cambiado la manera de entender la realidad.

Tal era el prestigio del que gozaba el cine. El cine hecho por aquellos directores entre los 60’s y 70’s.

Cine, nachos y smartphones

Posibilidad que, hoy en día, de la manera en que el cine se nos presenta, un riesgo de esos es prácticamente inexistente. Nadie va a cambiar su estilo de vida por causa de una película. Lo que no deja de ser muy tranquilizante, según el cristal con que se mire.

Basta recordar que muchos de los que van al cine hoy en día, con gran dificultad intentan dejar de lado el celular durante la sesión, a otros se les abre desmesuradamente el apetito. No se corre pues, ningún peligro.

Pero eso, no es lo peor que nos podría ocurrir; o al menos, no es el verdadero propósito de este artículo detenerse a estudiar la etiqueta en la sala de cine.

Primera llamada

Pese al inocuo efecto del cine en su público actual, me parece que con esta película, con su historia y sus personajes, Jim Jarmush ha querido hacernos un llamado de atención. Pues parece que aquello que considera importante para nuestra convivencia íntima y en sociedad, está siendo ignorado por el modelo actual del mundo globalizado, tal y como lo conocemos y como nos lo quieren vender.

Le es urgente pues, llamarnos la atención para que no olvidemos por completo, en medio a la vorágine de la comida rápida y de vajillas desechables, lo que está muy por encima de todo lo que nos es ofrecido para aliviar nuestro pre-fabricado apetito.

A saber, aquello que posee belleza, singularidad y valor cultural, lo que ha sido construido o pensado para darnos orgullo de ser quienes somos: La humanidad.

¡Por mí, que belleza ni que ocho cuartos!

Por qué, aunque nosotros nos encaprichemos con el hecho de que no necesitamos de la belleza ni de demostraciones de talento de nadie, para ser quienes somos como humanidad; una minoría, muchas veces casi anónima, insististe en construir y proteger, casi a nuestro pesar, lo que es fundamental y bello de nuestra época.

Esta minoría está representada en la trama de la película «Solo los amantes sobreciven», por algunos vampiros muy atractivos que muy apropiadamente se refieren a los humanos comunes y corrientes como: los Zombis.

Parece que estos vampiros aborrecen la pérdida de la facultad de detener la mirada sobre los detalles del entorno, que la mayoría de los humanos comunes y corrientes ya ha sufrido. Estos vampiros, al contrario, se detienen a observar la realidad con un deleite y curiosidad tal y como solamente lo harían ciertos niños o algunos investigadores de la ciencia.

Sí que saben lo que es bueno estos vampiros

Se disfruta placenteramente el acompañar la vida de esos vampiros empeñados en coleccionar las mejores ediciones de obras de literatura universal y contemporánea, los discos de acetato con joyas de músicas ya dejadas al olvido, los instrumentos musicales de incomparable calidad de diversas épocas y culturas.

Casi se podría hablar de un museo del entusiasmo y de la habilidad humana la que esos vampiros han logrado reunir en sus apartamentos a través de los años. Guitarras, libros, amplificadores de sonido que funcionan a válvula, torna mesas, discos de acetato, generadores de energía limpia de Tesla, carros movidos a energía eléctrica.

Álbum de fotos de nuestros héroes

¿Quién más, sino ellos, se darían a la tarea de montar una galería de retratos formando un olimpo de héroes cuya principal hazaña consiste en haber hecho que la humanidad parezca menos rudimentaria ante nosotros mismos?

En la galería de retratos de sus héroes humanos, aquellos que no merecen ser llamados Zombis, podemos reconocer a: Isaac Newton, Jimi Hendrix, Johann Sebastian Bach, Edgar Allen Poe, Basquiat y otros no menos importantes entre escritores, músicos, pintores, literatos y científicos.

¿Y cómo va a pasar desapercibido el homenaje a Nicola Tesla o a la fábrica de carros Packard en Detroit? En fin, todo ese acerbo de maravillas de la humanidad, que por obra de estos curiosos vampiros coleccionadores, nos hacen creer que, de hecho, nosotros, la humanidad, si estamos empeñados en alcanzar un ideal más allá de la comida chatarra, las guerras, corrupciones, índices de altos rendimientos y de maximización de inversiones.

Guardianes de la habilidad y el talento humano

En la película nos enteramos que estos vampiros se sienten irremediablemente comprometidos a proteger, a través de generaciones, estas joyas de la creatividad humana. De poder contribuir, preservar y difundir las maravillas del ingenio, de la habilidad manual e intelectual, para las nuevas generaciones de humanos con todo y celulares, o muy a pesar de ellos.

Protegerlas a todo costo de la destrucción impuesta periódicamente por los Zombis que solamente se enfocan en sobrevivir y dominar, pero jamás en trascender.

Es que el pasado siempre fue mejor

Es oportuno en este momento, aclarar que no se trata de ponernos remolones y aburridos con el viejo discurso de que el pasado siempre fue mejor. Nada más lejos de eso. De hecho, se llama la atención aquí a esa manera que tenemos de vivir tan distantes del goce estético, de la belleza, y tan empeñados, sí, en el consumo deliberado de lo que no posee trascendencia.

Diagnóstico clínico

Casi se podría describir aquí que los Zombis (los humanos, nosotros enfín) padecen de un culto a lo banal y a la futilidad, acompañado de un crónico síndrome de falta de madurez.

En la película estas personas (zombis) con los síndromes antes mencionados, están muy bien representadas por una joven vampira, tan guapa como carente de visión, a la que su gran falta de madurez la lleva a saltar de capricho en capricho sin la menor noción de lo que es fundamental y que debe ser preservado a toda costa.

Pero ella, no se ha dado a la difícil tarea de construir para sí una escala de valores donde la belleza y el goce estético posean un lugar destacado. ¡No, qué va! Ella no ha permitido que esos valores hagan mella en su vampiresca persona y puede darse el lujo de salir quebrando, a su paso, años de dedicación y labor humana… ¡Y tan linda la desgraciada!

Diagnóstico social

En nuestra civilización dominante, sí hay gozo estético  no es porque toda esta tecnología de la industria del entretenimiento, la tecnología de la alimentación y todas las industrias de la masificación de lo que se les pueda a ustedes ocurrir, han tenido ese propósito.

Nuestro presente no tiene ningún compromiso con la belleza, no porque ya nadie esté interesado en ella, en su construcción, o en preservar su legado; eso, afortunadamente, aún resiste.

Tanto es así, que en la galería de retratos del apartamento de Adam (el vampiro) aparecen lado a lado con los grandes nombres de la creatividad universal, personajes de nuestro presente que para Adam tienen el mismo valor que los héroes del pasado: Basquiat, Pati Smith, Tom Waits, Jimi Hendrix y otros.

Pero, aún con todos estos héroes de nuestro tiempo, no es suficiente para evitar la tristeza ocasionada por el ciclo de destrucción, por el culto a lo perecedero, a la obsolescencia impuesta por un sistema que vive de la falta de apego y falta de memoria.

Tristeza, también, por la imposición de ciclos de lo que rápidamente sale de moda para dar lugar a una acelerada y abundante oferta de lo perecible.

Esta imposición descabellada trae graves consecuencias, como la evanescencia de la sensibilidad hacia la belleza, la evanescencia del apego a lo trascendental. La pérdida de facultad de observar y deleitarse solo con la mirada.

Desapego a lo único que, en última instancia, puede ser llamado de espiritualidad humana.

Lo que soy yo, mejor me sumerjo en mi sarcófago

Talvez el principal propósito de nuestra actual humanidad sea la simple acumulación de la riqueza, o quien sabe algo parecido a la glotonería por lo banal. Lo que no es del todo condenable, pero está lejos de ser lo principal o al menos, para ser lo suficiente para vivir como verdaderos humanos. A su salud vampiros, ¡gracias Jim Jarmush por darte al trabajo de avisarnos!