LA SALUD MUNDIAL EN NÚMEROS

Hace poco más de 10 años, imágenes de multitudes con tapabocas le dieron la vuelta al mundo en medio de una alerta enviada por la Organización Mundial de la Salud de una pandemia de influenza por la entonces temida gripe porcina o H1N1.

Las imágenes de entonces eran similares a las que hoy día se observan con el coronavirus de Wuhan, que ha enfermado a miles de personas en todo el mundo y está inspirando a los países a cerrar sus fronteras y a los estadounidenses en algunas partes de Estados Unidos a comprar máscaras quirúrgicas más rápido de lo que los principales minoristas pueden reabastecerlas.

Aquí en El Salvador, apenas y nos dimos cuenta que esa pandemia le intentaba dar la vuelta al mundo.

Lo único que podríamos recordar de esos eventos, fue a raíz de un juego contra la selección mejicana que vino de visita al monumental estadio Cuscatlán. Nosotros, la hinchada salvadoreña, que apenas y sabíamos lo que pasaba con la pandemia, les hicimos burla y acudimos a ver el juego con mascarillas, lo que también hicieron los jugadores de nuestra selección.

       

        (VIRUS H1N1PDM09)

•        En la primavera del 2009, surgió un nuevo virus de la influenza (H1N1). Fue detectado primero en los Estados Unidos y se propagó rápidamente por todo el país, México y el resto del mundo.

•        Este nuevo virus H1N1 contenía una combinación exclusiva de genes de virus de influenza que nunca antes había sido identificada en personas o animales. Este virus fue designado como virus de la influenza A (H1N1) pdm09.

•        Desde el 12 de abril del 2009 hasta el 10 de abril del 2010, los CDC (centros para el control y la prevención de enfermedades) estimaron que hubo 60.8 millones de casos de influenza (rango: 43.3-89.3 millones)

•        Hubo 274, 304 hospitalizaciones (rango: 195,086-402,719) y

•        12, 469 muertes (rango: 88,680 -18,306) en los Estados Unidos a causa del virus de la influenza (H1N1) pdm09.

•        Los Estados Unidos estimaron que 151,700 – 575, 400 personas en todo el mundo murieron a causa de la infección por el virus de la influenza (H1N1) pdm09 durante el primer año que circuló el virus. A nivel mundial, se estimó que el 80 por ciento de las muertes relacionadas con el virus de la influenza (H1N1) pdm09 ocurrió entre personas menores de 65 años.

•        El 10 de agosto del 2010, la OMS anunció el fin de la pandemia de influenza H1N1 del 2009. Sin embargo, el virus (H1N1) pdm09 sigue circulando como virus de la influenza estacional y causa casos de influenza, hospitalizaciones y muertes cada año a nivel mundial.

https://espanol.cdc.gov/enes/flu/pandemic-resources/2009-h1n1-pandemic.html

       PANDEMIA DE LA TUBERCULOSIS

  • La tuberculosis (TB) es una de las diez causas principales de muerte en el mundo. En 2018 enfermaron de TB, 10 millones de personas, de las cuales 1,5 millones fallecieron a causa de la enfermedad (entre ellas, 251 000 personas con VIH)
  • Poner fin a la epidemia de tuberculosis para 2030 es una de las metas relacionadas con la salud de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
  • La infección se transmite de persona a persona a través del aire. Cuando un enfermo de tuberculosis pulmonar tose, estornuda o escupe, expulsa bacilos tuberculosos al aire. Basta con que una persona inhale unos pocos bacilos para quedar infectada.

           EPIDEMIA DEL VIH, SIDA

  • 74,9 millones [58,3 millones–98,1 millones] de personas contrajeron la infección por el VIH desde el comienzo de la epidemia (al cierre de 2018).
  • 32,0 millones [23,6 millones–43,8 millones] de personas fallecieron a causa de enfermedades relacionadas con el sida desde el comienzo de la epidemia (al cierre de 2018).
  • En 2018, 37,9 millones [32,7 millones–44,0 millones] de personas vivían con el VIH.
  • Adultos: 36,2 millones [31,3 millones–42,0 millones].
  • Niños: 1,7 millones [1,3 millones–2,2 millones] (menores de 15 años).
  • Alrededor de 8.1 millones de personas no sabían que vivían con el VIH

Autor: Joel Barraza

Mi relación con las letras y la literatura tomó camino cuando ingresé a quinto grado de un colegio privado en donde yo no era ninguna lumbrera. El profesor Henríquez tuvo la brillante idea de promover un concurso de “Recitar un poema” y mi abuela decidió que había llegado el momento de ondear el blasón familiar. Fui un éxito, relativo, pués nada es más inusual que a la edad de diez años recites un poema quilométrico adornado de gestos propios del oficio. A los catorce años leí de Hesse dos obras, El Lobo de las Estepas y Demian. A los diecisiete años sufrí al leer aquellas palabras sin sentido salidas de mi propia mano, y que habían plasmado, sin querer queriendo, mi descalabro mental en términos de literatura. Más precavido pero igualmente aventado, Lo intenté nuevamente a los veintiuno. Ataque el cuaderno con frases tan demoledoras como “El infinito pesar de lo inefable”... no eran más que las desesperadas ganas de reconocimiento que tiene la juventud. A los treinta años, ya me sentía todo un Joel Barraza y lo tomé a pecho. Me senté hasta lograr algo para exponer a la mirada ajena. No pasó nada. Pero a partir de entonces, todo fue oficio, es decir: paciencia, atención y tiempo. Habia pués, llegado a los cuarenta. En la actualidad, me dedico siempre que puedo a escribir lo que me emociona de mi entorno, lo que me mueve en mi imaginación y ambición. Pero ahora, tenemos internet y existen plataformas sociales y además tenemos Blogs. Han pasado cuarenta años desde aquellas mis primeras letras. Mi nombre es Joel Barraza, pasen adelante, gracias por venir, la mesa está servida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *