ANUNCIOS CLASIFICADOS

En un día como este nadie debería olvidar que antes de ser una persona atribulada, fue un espermatozoide abriéndose paso a puñetazo limpio entre miles de semejantes; y todos, con la misma ambición de llegar primero a esa pelotota del premio mayor que te da la vida. Así que, no lo olviden, después de semejante aventura es sensato decir que la vida es para disfrutarla.

Si, así es, habrá que hacer fila para llegar donde se quiere llegar. Luego te das cuenta que la fila es larga, que hay gente que está desde mucho antes en la fila. Y los que están de primero, a sabiendas de que han llegado a destino, se sientan a charlar, a reír y a disfrutar el momento. Aun así, ten paciencia, tu momento llegará.

No más artesanía, queremos arte. Artesanía, entendida aquí como lo que es actualmente: la elaboración en masa de objetos que caracterizan culturas minoritarias y que no poseen otro propósito que servir de recuerdo barato para turistas descuidados. Esta artesanía se caracteriza por repetir el uso de colores y formas sin que en su elaboración exista cabida para la calidad de la elaboración, la diferencia, el ingenio, y más grave aún, la ausencia de expresión de la individualidad del artesano.

Existen mundos paralelos en donde sus habitantes no creen que es necesario estudiar y aprender el “cómo hacer algo correctamente”. En esos mundos autodidactas, incluso leer las “instrucciones de uso” es considerado un menosprecio a la inteligencia. Estos seres, se creen suficientemente «vivos» o «animalitas» para aprender las cosas a la brava, y siempre afirman, con total confianza: “que los tanates se amarran por el camino”. Aprenda a distinguirlos, asista los videos “Cuando las cosas salen mal” de youtube.

Conmoverse, ese sentimiento es raro. La lástima, es más fácil. La lástima se arregla con algunas monedas como limosna. ¿Cuándo te conmueves, que se puede hacer para encontrar sosiego?

Reflexionando sobre un pensamiento de John Lennon a la luz de la pandemia: Cada vez estoy más convencido que Dios está hecho a imagen y semejanza de nuestra impotencia, de nuestro miedo, o de nuestros momentos de profunda soledad.

El mensaje es siempre el mismo: no existe diálogo. Y peor aún, la ausencia de los más expresivos en estas circunstancias es notoria: las organizaciones ciudadanas. Si al menos estos últimos fueran aprovechados, existiría la posibilidad real de distribución de alimentos y otros artículos de necesidad para hacer viable un plan sanitario.

Si se habla tanto de dictadura, no es porque solamente ahora existe un estado tan personalizado-centralizado, ya que hace décadas los hemos tenido. El único remedio para aliviar ese mal es fortalecer los sectores de organización ciudadana.

  CURIOSIDADES DE LA ESTADÍSTICA: En unos países hay miles de muertos y en otros no llegan a las centenas. Digamos que hipotéticamente los muertos signifiquen el 1% según la población de cada país.

Si El Salvador tiene 6 millones de personas le tocan 60 mil muertos. Si fuera Brasil o USA que tiene alrededor de 300 millones, el 1% serían 3 millones de muertos.

En Brasil van hasta ahorita 20 mil y 541 personas fallecidas por coronavirus y USA  95 mil y 906 personas fallecidas por coronavirus. En El Salvador van 33 personas

Si bajamos el porcentaje a 0.05 %, en 300 millones de personas es 1 millón 500 mil personas, a USA le faltan unos 1 millón y 400 mil personas para llegar a ese 0.05% de muertes según su población de 300 millones.

Autor: Joel Barraza

Mi relación con las letras y la literatura tomó camino cuando ingresé a quinto grado de un colegio privado en donde yo no era ninguna lumbrera. El profesor Henríquez tuvo la brillante idea de promover un concurso de “Recitar un poema” y mi abuela decidió que había llegado el momento de ondear el blasón familiar. Fui un éxito, relativo, pués nada es más inusual que a la edad de diez años recites un poema quilométrico adornado de gestos propios del oficio. A los catorce años leí de Hesse dos obras, El Lobo de las Estepas y Demian. A los diecisiete años sufrí al leer aquellas palabras sin sentido salidas de mi propia mano, y que habían plasmado, sin querer queriendo, mi descalabro mental en términos de literatura. Más precavido pero igualmente aventado, Lo intenté nuevamente a los veintiuno. Ataque el cuaderno con frases tan demoledoras como “El infinito pesar de lo inefable”... no eran más que las desesperadas ganas de reconocimiento que tiene la juventud. A los treinta años, ya me sentía todo un Joel Barraza y lo tomé a pecho. Me senté hasta lograr algo para exponer a la mirada ajena. No pasó nada. Pero a partir de entonces, todo fue oficio, es decir: paciencia, atención y tiempo. Habia pués, llegado a los cuarenta. En la actualidad, me dedico siempre que puedo a escribir lo que me emociona de mi entorno, lo que me mueve en mi imaginación y ambición. Pero ahora, tenemos internet y existen plataformas sociales y además tenemos Blogs. Han pasado cuarenta años desde aquellas mis primeras letras. Mi nombre es Joel Barraza, pasen adelante, gracias por venir, la mesa está servida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *