ENTREVISTA A DOVYDAS POVILAITIS DURANTE SU VISITA A EL SALVADOR DEL 2020. (PARTE 5/6)

Dovydas Povilaitis, ciudadano de Liublania, poco a poco fué llamando la atención de los curiosos transeúntes de las ciudades salvadoreñas, siendo que el primer lugar donde se tornó conocido fue en la ciudad de Chalchuapa, en donde era visita frecuente de las ruinas de El Tazumal.

Llamó nuestra atención no solamente por su atuendo sumamente inusual, de una simplicidad casi extravagante; sino, por su evidente emoción de estar enmedio de «la gente que cambió el curso de la historia de la vida social en el mundo «. Al decir eso, sonrreía mientras la gente se carcajeaba, pensando que les estaba tomando el pelo.

Hubiera pasado como un extranjero a más por este pintoresco país, de no ser por la absoluta ausencia de accesorios, no equipaje, no reloj y ningún otro adorno, no zapatos (pero no descalzo), no anteojos ni gorra, y finalmente, por su insistencia en declarar abiertamente que venía del futuro. Era un viajero del tiempo, del 2070 «para ser exactos», como él acostumbraba enfatizar.

Se tornó una atraccion y conquistó el cariño de la gente por cualquier localidad donde se detenía. A pesar que nadie sabía de su verdaderas intenciones, recibía seguidas invitaciones para juntarse a cualquier evento público, o  para frecuentar los hogares de las parsonas que, ya sea por curiosidad o franca simpatía, le habrían sus puertas para alimentarlo o para que se tomara un descanso.

Era sabido de todos los que le habían tratado de manera más cercana que comia extremadamnente poco, y más que comer, huelia fascinado los alimentos que le proporcionaban. Sus anfitriones le hacian gracia y lo incentivaban a masticar y a tragar los alimentos. Ocasionalmente él los complacia.

Esta curiosidad por su inusual persona, llegó a los medios informativos y alcanzó celebridad. Lo entrevisto un conocido comentarista político de la televisión salvadoreña y en esa célebre entrevista mostró que podia ser capaz de hablar cualquier idioma. El público pensó que era una especie de ventrilocuo, pero los televidentes más perspicaces notaron que esto solamente sucedia cuando él tocaba levemente su excepcional atuendo .

Él llamaba de Novupellis  aquello que todos entendíamos como su ropa. Este, era más parecido al uniforme de un deporte moderno, de esos más extremos o de alto rendimiento, detalle que siempre llamó la atención de los más jovenes. En general, la teleaudiéncia salvadoreña continuó a encontrar en él, gracia y simpatía.

Dovidas Povilaitis permitió publicar en la prensa impresa asi como en las revistas digitales, fragmentos de su diario personal de viajes y fascinó a todos con sus relatos de una visita que hiciera a El Salvador de 2070 (MEMORIAS DE UN VIAJERO EN EL SALVADOR DE 2070. (PARTE 1/6) .

A medida que crecía el espanto, la incredulidad y la curiosidad de los salvadoreños, los sectores académicos del país comenzaron a interesarse por sus testimonios acerca de El Salvador y el mundo en el año 2070. Fué invitado de honra de prestigiadas instituciones como La Universidad Nacional de El Salvador, y otros centros de investigación y de enseñanza. Invitado a visitar la red de centros escolares de San Salvador, inmediatamente ganó cientos de admiradores.

De esos encuentros con las autoridades académicas y de los medios periodísticos, fueron extraídos y luego publicados una línea del tiempo con los Grandes eventos de la humanidad según el parecer de Dovydas Povilaitis (LÍNEA DEL TIEMPO 1989 -2070 (PARTE 4/6), y también, un curioso relato del mundo en 2070 y sus principales características (¿CÓMO LLEGÓ EL SALVADOR Y EL MUNDO A 2070? (PARTE 2/6).(¿CÓMO LLEGÓ EL SALVADOR Y EL MUNDO A 2070? (PARTE 3/6).

En esta ocación, publicamos un fragmento de la entrevista concedida durante una mesa redonda compuesta por autoridades académicas, gubernamentales y artísticas de El Salvador.

Señor Dovydas Povilaitis,  viniendo usted del futuro, del año 2070, tan solo cinco décadas nos separan de nuestro presente 2020. Nos parece difícil que la humanidad consiguiera transportar a alguien al pasado en tan poco tiempo de desarrollo tecnológico; eso, aunque las pruebas que usted ha brindado han dejado atónita a la comunidad científica.

Dovydas/ Sin embargo, en la física de partículas atómicas de este 2020, ya están presente las teorías de cuerdas, los agujeros de gusano y los hoyos negros, en donde ya se menciona que viajes en el tiempo se harán posibles devido al horizonte de posibilidades producido por la distorsion del espacio-tiempo.

Con eso, quiero decir que en este exacto momento, la humanidad de este presente 2020 está plantando el futuro de dónde vengo, no les debería parecer pues, tan improbable.

Debe ser fácil para usted y para el futuro de donde viene, poder analizar nuestra actualidad con facilidad, pero para nosotros que estamos aquí en nuestro presente, no existe nada de tan obvio. Realmente no sentimos que estemos calculando nuestros pasos para garantizar un buen futuro. Es más, pareciera que se nos escapa la idea de lo que es bueno o prejudicial para nuestro futuro.

Dovydas/ En mayor o menor grado todos tienen una percepción de la realidad en la sociedad actual. Por ejemplo, para todo ciudadano de cualquier país y de cualquier clase social, no pasa desapercibido que actualmente se producen demasiados objetos completamente desnecesarios a la existencia cotidiana.

En algún momento de la vida,  cualquier ciudadano es capaz de entender el desorden y la falta de propósito de la producción industrial actual. Esta producción inconsecuente queda expuesta claramente,  por ejemplo, a la hora de entrar a una tienda de «Todo a Dólar» o de la infinita variedad de los productos ofrecidos por las ventas callejeras.

El punto importante es que las personas mienten a sí mismas. Las personas pretenden no incomodarse con esta serie de pequeños crímenes del cotidiano. Muy pocos se toman el trabajo de pensar a qué lugar van a parar, al final de su vida útil, estas montañas de objetos, como juguetes, ropa, electrodomésticos, accesorios, prendedores de cabello, botellas de shampoo, teléfonos celulares, autos, etc.

Usted ha llegado a conocer El Salvador con cierto detenimiento, tanto en sus viajes como agente de turismo en el año 2070, como ahora en 2020 como primer visitante proveniente del futuro. ¿Cómo ve usted nuestra sociedad? ¿Hacia donde nos dirigimos?

Dovydas/ Cuando pienso en como puedo responder a su pregunta, lo primero que recuerdo es como fue difícil y largo el camino para todos los países de Centroamérica incluyendo México, hasta llegar a ser ya en 2035, la Región 12 (Mesoamérica).

Como, poco a poco, a fuerza de las presiones ocasionadas por la crisis de escasez mundial de recursos; ustedes, las naciones de civilizaciones ancestrales, fueron obteniendo respuestas efectivas de una fuente completamente inesperada: su propia historia, su esencia e identidad cultural de miles de años.

Pero la identidad ancestral mesoamericana parece ser actualmente una fantasía. En fin, si álguien imagina un futuro, no es retrocediendo hacia el atraso tecnológico de las culturas ancestrales. Además, nadie aqui cree pertenecer a esas civilizaciones antiguas y honestamente, es casi un tipo de insulto.

Dovydas/ Sin embargo esa conciencia surgió y tomó cuerpo de la manera más inesperadaPoco a poco, a través de acciones sencillas pero decisivas, las comunidades se apropiaron de su cotidiano y de su sobrevivencia de acuerdo a la manera en que ellos entendían su manera de vivir.

Pasaron a administrar la distribución y comercio de alimento y bienes que estuvieran completamente libres de las substancias peligrosas que eran usadas por la industria y que significaban un peligro para la salud y para el medio ambiente.

El uso del plástico, fue el primero a a ser descartado completamente. Todo comenzó con la rehúsa de las vecinas comunidades Maya-Quiché de Guatemala al no permitir la entrada de productos con embalajes plásticos dentro de sus comunidades. Poco a poco, la propuesta ganó fuerza hasta extenderse por toda la región.

Estas campañas que se iniciaron entre comunidades indígenas sin gran expresión en la vida nacional, también alcanzaron a la clase media urbana que inició grandes campañas de limpieza de basura plástica de las playas y terrenos, y continuó con los jóvenes rechazando todo tipo de comercio o industria que generara exedentes o desperdicio.

Pero el rechazo al plástico es una acción insignificante si es comparada con el funcionamento de todo un sistema industrial que produce basura sin interrupción.

Dovydas/ La verdad es que la razón era más profunda. Pués lo que se intentaba recuperar era la autonomía alimenticia a manos de las comunidades. No debemos olvidar que  el modelo de producción mundial de alimentos fué poco a poco arrebatado de las manos de las comunidades, tanto la producción como la distribución de la comida.

Actualmente quien produce los alimentos y los comercializa, casi que exclusivamente, son los grandes monopolios industriales de la alimentación. Durante mucho tiempo se solapó la verdadera intención de este modelo de producción, alegando que solamente de esa manera se podian alimentar a la creciente población mundial.

Pero la verdad quedó expuesta con la implementación de la economía globalizada. La mayoría de recursos estaban destinados no a saciar el hambre de la humanidad, sino, a crear todo un sistema centralizado en la distribución de alimentos. Los alimentos básicos como los cereales, en especial la soya y el maíz, son usados para alimentar al ganado. Este ganado, a su vez, es usado por el monopolio de comercialización de la carne, la leche y sus derivados. Que siempre dá prioridad a las clases sociales de mayor poder adquisitivo.

Los grandes consorcios de la alimentación, poco a poco, pero de manera aplastante, fueron desactivando los sistemas  agrícolas comunitarios en la mayoría de países del tercer mundo y se dedicó a desrrollar sistemas de alta tecnología agrícola en gigantescas plantaciones que a su vez consumían grandes cantidades de agrotóxicos y agua potable.

Pero es difícil de creér que la empresa privada permitiera que la gente se negara a abastecerse de alimentos o de superfluos en los Centros Comerciales y en los supermercados, y que por otro lado, la gente pasara a organizar sus propias redes comerciales de distribución. Nos parece poco probable.

Dovydas/ De hecho no debe haber sido fácil. Como respuesta, la empresa privada a travez del gobierno intentó usar a las autoridades policiales y al ejército para ponerle freno a esta autogestión de las comunidades. Alegaron que no cumplía las regulaciones sanitarias del mercado y las tachaba de contrabando y otros pejorativos.

Pero las autoridades militares y policiales no querían hacer una vez más, el papel de matones del gran capital salvadoreño.

Asi, las autoridades gubernamentales llamaron a  negociaciones a varios sectores empresariales y populares. Había llegado el momento de  promover una causa nacional en pos del bienestar público.

A partir de allí, la descentralización en la gestión de la vida social como un todo, fue irreversible.

Todo lo que nos cuenta nos parece una ficción y si pienso que usted me esta realmente hablando del futuro, me hace sentir dentro de una fantasía que dificilmente se podría realizar.

Dovydas/ Esa resistencia siempre ha estado presente en mesoamérica. Usted podría rastrear esa actitud contestatária de la población salvadoreña y centroamericana desde la época de la colonia.

No les fue difícil encontrar esa  resistencia cotidiana basada en una economía informal mucho más accesible y más de acuerdo a su manera de entender la vida. Poco a poco, la población cultivó una fría indiferencia por los centros de distribución de productos de la industria y por otro lado, comenzó a reactivar la participación colectiva sobre los bienes y productos hechos a mano o de produccion comunitaria .

El monopolio alimentício, material y cultural de la vida, había acabado sin necesidad de un solo disparo.

A pesar del esceptisísmo que sus relatos despiertan, es atractiva la manera en que usted muestra como los pequeños cambios de actitud producen mejores resultados que la violencia contra los centros del poder. Parecería que la historia pertenece a los pequeños cambios de actitud y no a «mega eventos revolucionarios que sacudieron la historia»

Dovydas/ Imagine usted, frente a las dificultades para subsistir en medio a la crisis mundial por la escasez de recursos, las familias reaccionaron de inmediato dando solución a cada limitante, ya sea reuniendo bajo un mismo techo el mayor número de integrantes del grupo familiar y de amistades más cercanas, o formando redes de distribución e intercambio de bienes y alimentos comunales. Valorando, de esa manera, las formas antiguas de intercambio en las comunidades antes de la conquista.

Ante el duro desafío de sobrevivir, por la crisis de recursos a nivel mundial, a nadie se le ocurrío tomar un arma para salir defendiendo su propia subsistencia y la de los suyos.

Esa es la visión que intenta imponer la industria  del entretenimiento en el mundo globalizado, y lo hace, creo yo, en un intento de intimidar las personas y justificar el militarismo, por ejemplo. La cultura ancestral Maya-Pipil reaccionó muy diferente a lo que propone la ideologia apocaliptica del «cada quien por sí» de la industria cinematográfica globalizada.

A inicio usted mencionó que este movimiento se extendió rapidamente por todas las poblaciones de países vecinos. La Union de la cultura mesoamericana nos parece más remota aún que la unión Centroamericana. Hablar de una Región Mesoamericana Unida no se puede pensar sin una sonrisa maliciosa.

Dovydas/  De hecho, con la participación de cada vez más poblaciones Mesoamericanas, se organizó la producción de materia prima agrícola y uso de arquitectura comunitaria. Permitieron la implementación de modelos ancestrales de construcción, como el uso de bahareque en la arquitectura, aliado a la nueva tecnología limpia que llegaba de países europeos comprometidos con un nuevo orden mundial.

El uso de bahareque en las impresoras 3D en la construcción de casas y edificios comunales fué resultado de la alianza entre dos tecnologías separadas por cientos de años.

Ustede menciona que esta propuesta Mesoamericana  se convirtió rápidamente en un proyecto que entusiasmó millares de personas alrededor del mundo. Como eso se torna posible?

Aún siendo de origen popular, la naciente propuesta mesoamericana se tornó de un atractivo irresistible no solamente para las clases medias y abastadas de centroamérica, sinó tanbién, para diversos sectores de la comunidad europea y del mundo. Una vez más, los jóvenes, los artistas, tecnicos y voluntariados del viejo continente acudieron a integrarse al gran proyecto mesoamericano.

Así comenzó a tomar fuerza la Región 12, o Mesoamericana. Pero eso solamente era el inicio del 2030, luego después esta mesoamérica vendría a servir de inspiración y modelo para varios países del globo que acabaron por abandonar sus proyectos de nación o de repúblicas, para buscar la integración por identidad cultural entre aglomerados urbanos vecinos.

Un nuevo orden del imaginario mundial se había iniciado.

DOVYDAS POVILAITIS

                                                                                                                      .

Autor: Joel Barraza

Mi relación con las letras y la literatura tomó camino cuando ingresé a quinto grado de un colegio privado en donde yo no era ninguna lumbrera. El profesor Henríquez tuvo la brillante idea de promover un concurso de “Recitar un poema” y mi abuela decidió que había llegado el momento de ondear el blasón familiar. Fui un éxito, relativo, pués nada es más inusual que a la edad de diez años recites un poema quilométrico adornado de gestos propios del oficio. A los catorce años leí de Hesse dos obras, El Lobo de las Estepas y Demian. A los diecisiete años sufrí al leer aquellas palabras sin sentido salidas de mi propia mano, y que habían plasmado, sin querer queriendo, mi descalabro mental en términos de literatura. Más precavido pero igualmente aventado, Lo intenté nuevamente a los veintiuno. Ataque el cuaderno con frases tan demoledoras como “El infinito pesar de lo inefable”... no eran más que las desesperadas ganas de reconocimiento que tiene la juventud. A los treinta años, ya me sentía todo un Joel Barraza y lo tomé a pecho. Me senté hasta lograr algo para exponer a la mirada ajena. No pasó nada. Pero a partir de entonces, todo fue oficio, es decir: paciencia, atención y tiempo. Habia pués, llegado a los cuarenta. En la actualidad, me dedico siempre que puedo a escribir lo que me emociona de mi entorno, lo que me mueve en mi imaginación y ambición. Pero ahora, tenemos internet y existen plataformas sociales y además tenemos Blogs. Han pasado cuarenta años desde aquellas mis primeras letras. Mi nombre es Joel Barraza, pasen adelante, gracias por venir, la mesa está servida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *