PUYANDO LA IMAGEN FOTOGRÁFICA CON VARA CORTA

Concepto de Fotografía: La fotografía es la técnica de captar imágenes permanentes con una cámara, por medio de la acción fotoquímica de la luz o de otras formas de energía radiante, para luego reproducirlas en un papel especial.

Descripción de cámara fotográfica: Se puede decir que una cámara fotográfica es una caja oscura que deja pasar la luz el tiempo preciso para que la imagen enfocada a través del objetivo sea registrada por un sensor digital o una película.

Motivación para entrarle a este artículo

Por un lado, llama la atención la perdida de interés de las nuevas generaciones por la lectura, y también por la literatura. La mayoría de veces, un libro no pasa de un texto escolar obligatorio para la solución correcta de un examen de evaluación de conocimiento y nada más.

Por otro, no puedo evitar hacerme del ojo pacho, como decía mi abuela, y no sentirme curioso por la manera en que las redes sociales se tornan más efectivas (consideradas ellas como herramientas) cuando se les alimenta con imágenes fotográficas, y no, con textos.

Las fotografías, apelo irresistible

Supongo que muchos de nosotros hemos crecido ojeando las revistas de modas, pues eran un caleidoscopio de imágenes de “actualidad”, y pasear la mirada por las fotografías de actores de cine y de su glamoroso mundo, era ventana que daba más allá del patio de nuestra casa.

Otras revistas con sus artículos de ciencia y geografía, abrían las selvas y desiertos de par en par mientras esperábamos nuestro turno en la sala de espera del dentista o en la barbería.

En esa época tomarse fotos era algo que se hacía muy de vez en cuando. Las imágenes pertenecían a momentos muy puntuales de la vida en familia y sin duda alguna, una cita con el fotógrafo, era un evento que demandaba ropa fiestera y un buen corte de pelo.

Cambio de palabras dentro la misma frase: Lágrima x imagen

Pero progresivamente, las imágenes fueron exigiendo menos etiqueta e perdieron fuerza e importancia, pero por otro lado adquirieron espontaneidad y cotidianidad. Los álbumes con fotos tiesas fueron quedando guardados en nuestros armarios.

También el comercio barateó las cámaras fotográficas y el revelado. Y durante los años ochenta nos llenamos de un montón de fotos de colores que hoy en día deben estar olvidadas dentro de una caja.

En algún momento de esa proliferación cada vez mayor de cámaras fotográficas, se reciclaron frases como …una imagen vale más que mil palabras…. Antes era, «una lágrima dice más que mil palabras»

Primeros pasos en dirección a una popularidad masiva

La primera cámara fotográfica Instamatic de Kodak salio a la venta en 1963 al precio de 16 dolares. Entre 1963 a 1970 fueron vendidas 50 millones de cámaras. Luego vino en 1970 la Pocket Instamatic 110 que vendió 25 millones hasta 1973. Omito aquí el significativo numero de empresas que pasaron a fabricar cámaras baratas aprovechando la beta de oro abierta por KODAK.

Saltándonos mas de dos tercios de la historia de la cámara fotográfica, tenemos que en 2003 se presentó al mercado la primera cámara digital profesional de costo mucho más accesible, 1000 dólares. Esa cámara fue la Digital Rebel de Canon y los asiáticos salieron por el mundo como locos tomando fotos.

Pero a la mayoría nos llegó lo bueno solamente en 2004, cuando se anunciaría uno de los teléfonos más emblemáticos de la telefonía móvil, el Motorola V3, que contaría con una de las primeras cámaras digitales incorporadas a un celular, la cámara VGA con zoom digital de 4 aumentos.

Así, en muy resumidos pasos pudimos recordar la ascención de la fotografía hasta ocupar el lugar que tiene entre nosotros hoy en día.

La imagen estrictamente chatarra

Es difícil imaginar que la pintura o la escultura, por citar un ejemplo, nacieron para substituir la palabra hablada o escrita. Que una imagen “valga más que mil palabras” talvez dice más a respecto de la pobreza de lenguaje de algún individuo.

Pero la parte a veces inquietante, es la poca reflexión de todos nosotros ante la avalancha de imágenes que ha abarrotado la faz de nuestro planeta virtual y terrenal en los últimos 150 años. Por no decir que solamente en los últimos 10 años hemos quintuplicado la suma total de imágenes acumuladas por unas 14 décadas pasadas.

Ni que las tuviera en el lomo don (Palabras de la confianzuda de mi empleada doméstica)

Desde el material gráfico menos pretencioso pegado en las paredes de las tienditas o a la orilla de las carreteras, pasando por la publicidad comercial que se considera a sí misma casi un arte, hasta las fotos publicadas diariamente en las redes sociales: son millones de imágenes fotográficas que circulan diariamente por este mundito peludo y picarón.

Existen las agencias de stock de imágenes, que no son pocas y que guardan acerbos fotográficos de una media de 20 a 30 millones de fotografías cada una. Una de las principales, Getty Images, guarda 80 millones de imágenes fotográficas en su acerbo.

Menú del día y fotografía

Además de las millonadas de fotos guardadas bajo llave por las agencias internacionales con la intención de cobrar por su uso, también contamos en el mundo y El Salvador no escapa de eso, con las fotos de libre copyright, donde sin pagar podemos alegrar la mirada con la yuca frita con pepésca y otras delicias publicadas casi a diario en los muros virtuales de las redes sociales.

Además, hemos visto desfilar como parte del acervo mundial gratuito, creativas y bien humoradas imágenes fantasiosas, como bien, simplemente mal intencionadas y mentirosas. Ambas posibilidades, resultado de la habilidad de manejar programas de edición fotográficos como el PhotoShop, aunque existan una veintena de ellos.

Pocos nos hemos quedado sin poder apreciar a reptiles gigantescos capturados y transportados en camiones, especímenes de otros universos encontrados en las selvas, ballenas asesinas devorando bañistas en alguna playa del planeta. Lo que no tiene ninguna relevancia pues desde su nacimiento, vale la pena recordarlo, la fotografía es pura ficción y fantasía, al igual que el cine.

Hasta, o más grave aún, imágenes de venezolanos (los cubanos de turno) pidiendo la caridad mundial por la hambruna a que están siendo sometidos. Solo para citar ejemplos que algunos de ustedes talvéz recuerdan. Aunque el más reciente fue la masacre del pueblo sirio.

De todas maneras lo que llama la atención es el carácter «veradadero» que toma la imagen fotográfica cuando asociada al periodismo.

La inocencia del espectador bien aprovechada

Llegó a mi muro de una red social, un vídeo de alerta, acerca de lo difícil que es para un usuario promedio, distinguir una fotografía o vídeo que es una farsa, de un vídeo o fotografía con mayor grado de honestidad. No solamente por la información falsa o verdadera, sino por el grado de manipulación que ha sufrido la imagen. Como si cualquier imagen no fuera en sí misma una manipulación de la realidad.

A mi ver, tratar de hacer esa tarea es tan desnecesário como improductivo; pues como se pudo vislumbrar de los párrafos anteriores, establecer criterios de «verdad» de una imagen fotográfica que pretende mostrar realidad es meterse en camisa de once varas. Pués no olvidemos que por principio la imagen fotográfica es pura ficción, sin excepción.

Recientemente, se ha podido notar que la propia correntada de imágenes fotográficas comienza a compartir su espacio con la imagen de video. Mini “documentales”, en el más bondadoso de los términos, que no van más allá de segundos de duración, comienzan a colarse más asiduamente en el cotidiano de las redes sociales.

Hablando en imagen de vídeo, vale notar que solamente Getty Images, guarda en su acervo 50 mil horas de vídeo (disponibles por un módico precio) y vale recordar también, que todos los celulares del mundo poseen función de vídeo y la posibilidad de publicar el material gravado inmediatamente después de realizarse en alguna red social.

Keep calm and shoot a selfie

No, que no sea divertido tomar fotos, pero nunca ha sido peor el momento para salir por allí rompiéndose a tirones las vestimentas y gritando que una imagen fotográfica sustituye mil palabras. Si eso es verdad, prácticamente estamos mudos y no lo sabemos porque es mejor publicar una foto.

Desde un modesto resumen escolar, pasando por informes anuales de ONGs, hasta las monografías de graduación universitarias, todos son una colcha de retazos copy-paste; y los profesores, recomiendan el uso de frases de transición para que al menos se pueda disimular un poco la albañilería hecha sin plomada.

Debe ser por ese motivo que la poesía lucha por sobrevivir, la literatura en general no escapa a esa realidad y los libros y el hábito de leer ya casi están en extinción.

La vida en rosa

Pero no es nada de grave, y no digo que lo mejor es reservar nuestro lugar en el arca a la menor brevedad.  Pero lo más probable, es que vamos a terminar sustituyendo los verbos con los emoticones, con un léxico de una veintena de frases prefabricadas por la publicidad y otras veinte palabras que sean las mismas para diferentes usos. Ya saben, el bolado ese.

Es probable que terminemos mudos, para felicidad de muchos que les cuesta horrores expresar una idea, y dígase de paso, son cada vez más numerosos.

Si terminamos mudos, de una cosa estoy seguro: no va a ser por la deslumbrante belleza de la fotografía, sino, por los millones de fotos que por supuesto sustituyen las palabras.

Algunos pensamientos fotográficos aprovechables

  • Hoy todo existe para culminar en una fotografía

Susan Sontag (1933-2004) Escritora, novelista y ensayista

  • Una fotografía es un secreto sobre un secreto, cuanto más te cuenta menos sabes

Diane Arbus (1923-1971) Fotógrafa

  • Entre las muchas formas de combatir la nada, una de las mejores es hacer fotografías

Julio Cortázar (1914-1984) Escritor

  • La cámara fotográfica ha hecho posible que capturar imágenes deje de ser exclusivo del extenso y arduo trabajo de la pintura o de las artes plásticas. La cámara fotográfica se acciona con el simple apretar de un botón.

Anónimo

  • Los DJs de música electrónica están para la música, así como la fotografía esta para la pintura.                                                                                           Anónimo
  • En muchos sentidos la fotografía significa la quintaesencia de su tiempo: producción en masa, comercialización y distribución al gran público y nacimiento de la noción de celebridad.                                                             Anónimo

——————————————