EL ROCK, EL TIEMPO, LA VEJEZ Y SUS VENTAJAS

  • Concepto del tiempo: En Física el tiempo es una medida, que establece la duración de las cosas susceptibles de cambio, determinando la existencia de un tiempo presente, precedido de un tiempo pasado, y vaticinando la existencia de un tiempo futuro, ya que la experiencia observó que lo que hoy es presente, se volverá pasado, y antes había sido futuro, cuando el pasado era presente.
  • Concepto de envejecimiento: Proceso biológico por el que los seres vivos se hacen viejos, que comporta una serie de cambios estructurales y funcionales que aparecen con el paso del tiempo y no son consecuencia de enfermedades ni accidentes.
  • Concepto de ventaja: Circunstancia o situación que da superioridad en alguna cosa. «ellos cuentan con la ventaja de la experiencia”; «irse a vivir fuera de la ciudad tiene sus ventajas y sus inconvenientes”.

Concepto de Rock and Roll: Se denomina rock o música rock a un estilo que surgió en la década de 1960 en el mundo anglosajón y que significaría uno de los cambios más importantes en la historia de la música universal. El rock hunde sus raíces en numerosos estilos musicales que contribuyeron a darle forma y que le permitieron evolucionar con el tiempo hacia nuevas estructuras más o menos complejas. Entre estos géneros no podemos soslayar la incidencia que han tenido, el blues, la música country, el jazz, entre otros.

25 consideraciones a veces atinadas, pero igualmente  desnecesarias:

1.  Una de las más fantásticas ventajas de no morirse es sin ninguna duda, hacerse viejo.

2.   De alguna manera, si no eres alguien vacío de cualidades; entonces, con el paso del tiempo, ganarás experiencia en lo que haces y finalmente tendrás una gran posibilidad de no ser más un principiante.

3.   Con el paso del tiempo, hasta la rebeldía más alocada aprende a reconocer que no se trata de darle fuego a tu propia casa, ni de escupir en tu propio plato.

4.   Independiente del tiempo, la época, o lo que se considere como juventud; el rock continuará vivo, siempre y cuando estén presentes: la intensidad,  un agudo sentido del trabajo colectivo, la cerveza a precio justo y un sonido bien ecualizado.

5.   Con el paso del tiempo uno solamente fija la mirada en lo que es realmente esencial: la intensidad. Ese debe ser el espíritu de quien toca rock.

6.    Hay genios que tocan un honesto y buen rock desde edad bien temprana. A otros, no les basta toda una vida para tratar de sentirse a gusto.

7.   Una de las experiencias más gratificantes de ponerse viejo, es sin duda, constatar que cuando juntas hasta la más mínima tontería que has hecho en el pasado en un solo paquete, estas se convierten en el libro de tu vida. A los más viejos lo que les preocupa es: ¿Cómo se llama mi libro?, A los jóvenes les pasa algo diferente, ellos se preguntan: ¿cómo quiero que se llame mi libro, para vivir desde ya, de acuerdo con el título?

8.   Una de las primeras formas de adueñarse de la vida es aprender a gustar de rock. Sentías que podías ir por tu propia cuenta construyendo tu propio mundo y una cierta ruta, cierto destino, muy aparte del destino de tu familia. Talvez, por ese motivo la estrecha relación entre el rock, viajes, y las motos.

9.   Cuando una persona a los nueve años de edad se da cuenta de que es relativamente pícara, a su propio ver y entender, pero decide vivir sin necesitar hincarse al pie de la cama y golpearse el pecho y pedir perdón; esa persona esta propensa a gustar de música rock. El rock es un excelente certificado de “Cuidado conmigo, nunca se sabe, ni siquiera yo lo sé, solamente voy por allí”

10.   Si por un lado nunca creíste en tu maldad absoluta, pero por otro nunca pasaste de practicar una bondad de esas de a cinco por la cora. Si el… ¿Ya rezó antes de acostarse? …te parecía tan protocolar y el mundo de la calle tan abierto a las posibilidades… déjate de ondas, el rock ya te había picado, aunque vos no supieras por qué ardías en fiebre por su causa.

11.   A los extremamente jóvenes para gustar de rock o a los extremamente viejos para gustar de rock, no hay como verlos, a no ser, con una gran desconfianza. Traen escrito la irreverencia y el desafío en las dos esquinitas de la boca.

12.   A una edad demasiado temprana o tardía de la vida, cualquier uno de estos tres componentes te convierten en un tremendo pervertido: sexo, drogas y rock and roll.

13.   A los extremadamente jóvenes, el rock les otorga una gran precocidad. A los extremamente viejos, el rock los torna un tanto oscuros, casi abyectos.

14.   Al Heavy Metal cristiano (White Metal), se le sale la cola debajo de la piel de oveja. Al escucharlo, no hay como evitar el recordar, que el príncipe de las tinieblas, fue un ángel bello y adolescente que quería derrocar la autoridad de su padre.

15.   Uno de los rescates más extraordinarios del rock, se dio a través de los roqueros de los países escandinavos, principalmente Noruega. Ellos sacaron de la clandestinidad los viejos dioses y los mitos de la creación del mundo vikingo que fueron enmudecidos durante siglos por el cristianismo. Estos roqueros, sacaron a pasear por las calles de Ámsterdam del siglo XXl a sus dioses ancestrales. Qué envidia, ya quería yo a Quetzalcóatl o a Tláloc siendo recordados en la vida roquera salvadoreña.

16.   En la capital del estado de Washington, Olimpia, en los inicios de los años noventa apareció como parte del movimiento punk, todo un movimiento de bandas constituidas solamente por mujeres. Bandas como Bratmobile, 7 Year Bitch, Suture, la banda Bikini Kil y otras. Por supuesto que siempre hubo mujeres en el rock, no solamente Susy 4, o Janis Joplin.

17.   Con que orgullo puedo mencionar a nuestra roquera salvadoreña Lorena Cuerno Clavel. Ella que, me atrevo a decir, también trae ese sello de emancipación feminista, el sabor del movimiento de Olimpia en los noventa; y una buena dosis de Gloria Trevi, por supuesto.

18.   MUCHO OJO: Todo pretendiente a roquero, tendrá que cultivar al menos, la actitud más noble y loable del rock: El desenfado.

19.   Verbigracia: La voz de Mik Jager con las guitarras y lo demás. La rítmica del Credence Clear Water Revival para cantar y charranguear  la guitarra despreocupadamente. La presencia del malicioso fraseo de la guitarra de Keith Richads, la forma de sentarse con los pies sobre las mesas… ¡niño, se me baja ya los pies de encima de la mesa!

20.   El antónimo de desenfado es, timidez o recato. Deben ser incontables las legiones de adolescentes que intentaron ganarle a su timidez, al menos una partida, tomando el camino más emancipador: el rock.

21.   Vestirse de negro y aprender a “tragarse el humo” fumando un Delta, fue un paso modesto, pero decisivo. Es como cuando tienes miedo de que los ladrones se metan a tu casa y vos pongas en el portón, para tranquilizarte, un letrero que dice “Cuidado con el perro” … Ya es algo… Ya es algo.

22.   De la timidez mal resuelta, se me ocurre que nació ese rock sombrío y morboso para un público más introvertido. NOTA: Sería una gran falsedad afirmar algo como eso, sin previa investigación. Pero mi otro yo (el roquero) me responde: ¿…Y qué…?

23.   Hay roqueros que duran un día y son buenos, otros todo un verano y son mejores, pero hay roqueros que duran toda una vida: A su manera, y en su momento: ¡Todos son imprescindibles!

24.   Roque Dalton nunca lo escribió ad pedem litterae, pero lo gritó a los cuatro vientos y sin cansancio en toda su literatura: Hay mucho, pero mucho que aprender en eso “de lo que se trata desafiar la autoridad constituida”

25.   Más aún, cuando sabes bien, que a la autoridad constituida te la puedes encontrar bien sentadota, ya sea en los salones acolchonados de los ministerios, o atrás del más insignificante, polvoso, pero temible, manda más.


Autor: Joel Barraza

Mi relación con las letras y la literatura tomó camino cuando ingresé a quinto grado de un colegio privado en donde yo no era ninguna lumbrera. El profesor Henríquez tuvo la brillante idea de promover un concurso de “Recitar un poema” y mi abuela decidió que había llegado el momento de ondear el blasón familiar. Fui un éxito, relativo, pués nada es más inusual que a la edad de diez años recites un poema quilométrico adornado de gestos propios del oficio. A los catorce años leí de Hesse dos obras, El Lobo de las Estepas y Demian. A los diecisiete años sufrí al leer aquellas palabras sin sentido salidas de mi propia mano, y que habían plasmado, sin querer queriendo, mi descalabro mental en términos de literatura. Más precavido pero igualmente aventado, Lo intenté nuevamente a los veintiuno. Ataque el cuaderno con frases tan demoledoras como “El infinito pesar de lo inefable”... no eran más que las desesperadas ganas de reconocimiento que tiene la juventud. A los treinta años, ya me sentía todo un Joel Barraza y lo tomé a pecho. Me senté hasta lograr algo para exponer a la mirada ajena. No pasó nada. Pero a partir de entonces, todo fue oficio, es decir: paciencia, atención y tiempo. Habia pués, llegado a los cuarenta. En la actualidad, me dedico siempre que puedo a escribir lo que me emociona de mi entorno, lo que me mueve en mi imaginación y ambición. Pero ahora, tenemos internet y existen plataformas sociales y además tenemos Blogs. Han pasado cuarenta años desde aquellas mis primeras letras. Mi nombre es Joel Barraza, pasen adelante, gracias por venir, la mesa está servida.

4 opiniones en “EL ROCK, EL TIEMPO, LA VEJEZ Y SUS VENTAJAS”

  1. Lo leí y sentí aquella nostalgia que nos sorprende a veces, es justo como aquellas pláticas radiantes que nos entrgabas en el piso de aquel «call», hace ya unos años. No cambias a través del tiempo. Gracias por todo y por lo que te falta darnos. Un afectuoso saludo, cuidate y un fuerte abrazo Joel. Éxitos.

    1. !Que belleza de comentario! Y quien da la gracias soy yo, pues ser recordado con entusiasmo, y ademas, saber que los articulos son leidos y de remate comentados, es sin duda motivo suficiente para seguir adelante. Gracias Alejandro por darme ese animo. Un gran abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *